La actividad manual en sus diversas manifestaciones nos permite lograr la satisfacción de crear cosas por nosotros mismos, con nuestras propias manos, dando forma a ideas o imágenes que surgen en nuestra cabeza.

Otras veces sólo con dejarnos llevar, sin importar el resultado, son nuestras manos las que permiten que nuestro cerebro conecte con ideas que le son muy necesarias para, por ejemplo, tomar una decisión complicada, asumir momentos difíciles, adaptarse a una situación compleja, prepararse para construir un proyecto, o muchas otras actividades más o menos complejas.

Arte, jardinería, cocina, mecánica, manualidades diversas… Seguro que si haces alguna de ellas has experimentado todas estas cosas; la base es similar. Y en el art journaling podemos encontrar todo esto y disfrutar muchísimo con el proceso. ¿Te animas?