“Guarreoterapia”: volcar tu creatividad espontánea sobre el art journal resulta terapéutico.
art-journal-el-guarreo-como-terapia

Pulsa sobre la imagen para ver en mayor tamaño

El término “guarreo” no resulta muy elegante pero sí que es enormemente descriptivo cuando nos referimos a volcarnos sobre la página de manera anárquica y sin un objetivo concreto.

En el viernes art journal de hoy quiero dedicar un espacio a esta forma tan terapéutica de utilizar el art journal.

Muchas veces estamos obsesionados con crear algo que a los demás les guste, que reúna una serie de técnicas o que siga una planificación previa de diseño y/o materiales.

Cuando hacemos esto muchas veces nos bloqueamos y terminamos no haciendo nada, obstaculizando nuestro proceso creativo y artístico.

Aquí es donde entra el “guarreo”. Este término implica disfrutar, no pensar en lo que viene después -materiales, técnicas o formas-, ensuciarnos las manos, desconectar de todo, “sentor” los materiales y cómo se fusionan

Cuando dejas que tu intuición te vaya guiando, el proceso va saliendo solo, cada paso te sugiere algo para continuar y dar un paso más…

Si no lo has probado, te invito a “guarrear” una página de tu art journal. Y si ya sabes a qué me refiero, te invito a seguir disfrutándolo.

Eso es lo que yo he hecho con la página que os muestro hoy y que os resumo brevemente en las siguientes imágenes.

 

Veamos los pasos que he ido dando:

Parar esta sesión de “guarreo” he partido de una página que había utilizado para embadurnarla con pintura sobrante de otra página y hacer pruebas con varios sellos, así que el punto de partida es:

en mi búsqueda de algo interesante por los cajones encontré un rollo de malla para revocar yeso y he recortado y pegado varios fragmentos:

He rebuscado entre las plantillas de stencil y he utilizado un par de ellas que no utilizaba hace tiempo.

He estarcido con pasta para textura:

Luego he aplicado un poco de gesso blanco por algunas zonas con una espátula de plástico:

He rociado con algo de pintura en spray y luego he comenzado a utilizar colores de tinta iZink que he ido diluyendo con agua en spray.

He secado un poco la página después de aplicar cada color.

No sé hacia dónde me lleva la página, pero estoy disfrutando un montón con el proceso…

Después de aplicar varios colores muy vivos, me gusta cómo va quedando…

Mmm… ¿Cómo sigo? …

Me apetece darle un poco de profundidad y que resalten más los fragmentos de malla… Puede quedar bien…

Así que cojo un pincel con depósito de agua y un crayon acuarelable negro y voy aplicándolo poco a poco sobre esos fragmentos.

Luego aplico un gelato color vintage por la zona exterior de la página y por las zonas que tienen ese color y lo fundo bien con los dedos:

Me apetece resaltar los círculos de colores en relieve, así que los bordeo con rotulador blanco y también toda la página:

Creo que le falta algo, así que cojo oil pastels y resalto más los colores de los círculos.

Sombreo las letras en relieve con un rotulador blanco fino. Luego paso el crayon negro con cuidado sobre esas mismas letras para que queden más resaltadas.

Bordeo de nuevo los círculos y la página con blanco.

¡Guau! Ha sido un rato magnífico, desestresante y muy divertido. Termino la página, que veo fantástica 😉

El título refleja la idea de este magnífico rato que me ha proporcionado mi art journal: “Comienza tu viaje”.

¿Qué tal? ¿Te animas a un rato de “guarreoterapia” con tu art journal? Da rienda suelta a tu creatividad.

Pulsa la imagen para ver los detalles

Elige los materiales sobre la marcha, deja que el resultado de cada paso provoque un nuevo impulso para el siguiente.

¡Anímate a ello y pasa un buen fin de semana! 🙂

Puedes ver más experimentos de viernes art journal en la página de dicha sección: pulsa aquí.

Por si te resulta útil, aquí te dejo una foto con los materiales que he usado.