Mi primer acercamiento al arte se produjo cuando mi madre pensó que sería interesante para mí comenzar a aprender solfeo y piano a la temprana edad de cinco añitos -algo que con la perspectiva de los años he agradecido enormemente-.

Desde ese momento y a lo largo de mi vida me he dedicado con pasión a cuantas actividades he emprendido, por diferentes o incluso dispares que pudieran resultar.

Muchas vidas dentro de una vida con un denominador común: la pasión. ¿Alguna vez os habéis detenido a pensar cuál es vuestra verdadera pasión?

Yo he pasado mucho tiempo intentando identificar qué es lo que realmente me apasiona, qué es lo que me ha llevado a abordar de manera tan intensa y satisfactoria la mayoría de las cosas que hago.

Solemos creer que nuestra pasión está vinculada a una actividad concreta, a algún tipo de objeto, a alguna persona… Pero creo que en realidad la pasión no está vinculada a nada que esté fuera de nosotr@s.

Creo que la pasión está muy adentro, en nuestro interior. Es una pulsión y nace dentro de nosotros de una manera única y especial.

Forma parte esencial de nuestra identidad, nos hace comportarnos de una forma y no de otra, nos lleva a dedicarnos a unas cosas y no a otras, nos hace especiales y únicos a cada uno de nosotros cuando llegamos a entender cuál es la esencia de esa pulsión interior.

Y para eso sólo tenemos que hacer una cosa: encontrarla, identificarla en nuestro interior. Una apasionante tarea que puede llevar toda una vida.

Me costó mucho comenzar a vislumbrar cuál es realmente mi pasión. No fue el piano, ni la docencia, ni el diseño, ni tampoco es el arte; ninguna actividad en concreto.

Creo que mi pasión es crear magia y emoción dando rienda suelta a mis capacidades artísticas y creativas. Y lo que hago es volcar esa pasión de alguna manera en cada una de las actividades que realizo, por dispares que puedan resultar.

Muchas vidas en una vida para poder descubrir qué es lo que te hace sentir tan bien contigo mism@ cuando eres capaz de vivir esa pasión.

Y sólo a partir de ese descubrimiento es cuando comienzo a entender mi verdadera dimensión como artista y a darme a mí misma ese apellido. Os invito a embarcaros en esa búsqueda. Realmente vale la pena.

Manos y Mente Art Community-Art Journaling