Viernes Art Journal Manos y MenteHoy el Viernes Art Journal nos trae una idea sencilla para reiniciar una página cuando no nos gusta cómo va o nos ha fallado de alguna manera lo que queríamos hacer.

Hay varias formas interesantes de reiniciar una página y en esta ocasión vamos a ver una muy sencilla, pero que nos da muchas posibilidades: el papel tissue o papel de servilleta.

Vamos a partir de un supuesto que ilustraré con imagénes. La idea de estas imágenes no es ofreceros un tutorial, sino un breve relato o una descripción visual de lo que va ocurriendo en el proceso y cómo resolver un pequeño desastre.

Imagina que has comenzado una página aprovechando varios retales o restos de papeles utilizados en otras páginas. Los has ido pegando sobre la página con gel medium o cola para decoupage:

Luego das una ligera capa de gesso para que la superficie vuelva a ser más porosa de cara a la aplicación de la pintura.

Tienes unas maravillosas pinturas que quieres probar, son fantásticas y además tienen un ligero efecto brillante o perlado. El fondo va a quedar fantástico…

Un poco más de pintura… te apetece que quede todo bien cubierto y la aplicas generosamente… En este caso he utilizado unas conocidas pinturas en spray, con base de agua.

Ahora toca esperar a que se seque. Incluso aplicas la pistola de calor para ganar algo de tiempo…

Parece que ya debería estar todo seco, pero tocas con cuidado y notas que la página aún no lo está, incluso que está bastante «pegajosa».

Decides dejar la página aparcada un rato y esperar a que se vaya secando del todo mientras haces otras cosas…

Esperas… unos minutos… una hora…

La página sigue igual… Esperas dos horas… Nada, sigue pegajosa…

Unas cuantas horas más… Sigue igual…

Aplicas un protector en spray, que protege y seca, pero todo sigue igual…

Observación importante: esto es frecuente cuando utilizamos bastante cantidad de algunas marcas de pinturas en spray. Si no aplicamos un papel sobre ellas a medida que las vamos aplicando, puede ocurrirnos esto. Y ocurre también de manera especial cuando las pinturas tienen efecto perlado. Puede pasar también con pinturas al alcohol, por ejemplo, si aplicamos goterones y dejamos que se sequen a su aire.

Este problema se acentúa si hemos utilizado gel medium, ya que se genera un efecto «blending» que retrasa mucho el proceso de secado.

El resultado de todo esto es que la página está muy pegajosa y no sabes cómo seguir, qué hacer con ella.

Entonces se te ocurre hacer algo: aplicas una capa de gesso, a ver qué pasa… En este caso es gesso transparente:

Y no te gusta nada el resultado. El desastre es aún mayor. La página se ha oscurecido, los papeles que había pegados en el fondo se van ablandando y arrugando cada vez más…

Aquí es cuando decides que hay que resetear o reiniciar por completo la página. No te gusta nada y quieres empezar de nuevo.

Pues bien, esta idea es sencilla y práctica: coge una servilleta de papel.

Normalmente las servilletas tienen dos o tres capas. Debes separar una de esasa capas: sólo vamos a utilizar una de ellas, que es blanca.

Aplicamos una buena capa de gel medium o de cola para decoupage y con cuidado depositamos el papel sobre la página, intentando que la zona del centro no quede tiesa, que se adapte a la unión de las dos parte de la página:

Vamos presionando suavemente sobre toda la superficie. Es mejor presionar que frotar, para que el papel no se rompa.

Ve presionando las zonas y luego insiste sobre las pequeñas arrugitas que se van formando, para que todo el papel quede bien adherido.

Deja secar muy bien y sólo cuando esté bien seco, puedes ir rasgando con cuidado con las manos los bordes sobrantes. Esto crea un efecto muy interesante, como si el papel estuviera envejecido.

Luego aplica otra capa de cola para decoupage o gel medium muy fluido. Con mucho cuidado, porque el papel es muy frágil. Esto lo hacemos para protegerlo.

Yo luego he aplicado una capa de gesso transparente, para devolverle porosidad y comenzar a añadir de nuevo las pinturas.

En este caso he utilizado pinturas acrílicas en tubo; tres colores: oro, gris y crema:

Y he utilizado la misma técnica que veíamos en el VAJ-51-Divertimento: aplicar los colores mezclándolos de manera que se noten pequeñas pinceladas por toda la superficie:

Y así ya ha quedado preparada de nuevo. Las acrílicas se han secado bien y puedo comenzar de nuevo a trabajar sobre la página.

La próxima semana os contaré cómo ha quedado, estoy en ello… 😉

¿Qué os parece este sencillo truco? ¿Os ha ocurrido algo parecido con las pinturas en alguna ocasión? ¿Cómo lo habéis resuelto?

¡Contadnos vuestras experiencias!

¡Feliz fin de semana!