Hay muchos caminos para encontrar tus propias fuentes de inspiración…

Tanto si eres un poco “novat@” haciendo manualidades, como si intentas emprender un bordado nuevo, como si luchas contigo mism@ para escribir aquella historia que ronda por tu cabeza, o si eres un/a gran expert@ creando artesanía desde hace años…, lo que es seguro es que necesitas inspiración constante.

¿Dónde encuentras tu inspiración? Aunque puede haber tantas fuentes de inspiración como formas de expresión, y muchas más, a veces nos cuesta encontrar la inspiración en el día a día.

El bloqueo creativo puede aparecer “vestido” en forma de hoja en blanco, de lienzo en blanco, de agujas inactivas, de piezas de madera apiladas esperando a que llegue la idea…

Siempre esperando a que se produzca esa llama, que prenda e inicie la creatividad que necesitamos que fluya en nuestro interior, para dar rienda suelta a nuestra expresión y a nuestro arte, el que hayamos elegido…

 

Algunas ideas útiles…

Muchas veces me gustaría preguntar a otras personas dónde y cómo encuentran su inspiración, si les cuesta mucho o poco, si necesitan trabajar mucho sobre una idea antes incluso de que ésta coja forma para poder avanzar y experimentar con ella… Algunas veces he formulado esta pregunta y me he encontrado personas que hacen cosas como:

  • Escribir  a diario una especie de carta o ideas sueltas; el hecho de escribir, a veces casi sin rumbo, suelta su imaginación y permite que el flujo mental no se detenga a lo largo del día. Es una forma de arrancar, de proporcionar combustible a la creatividad…
  • Hacer un dibujo sencillo cada día: una letra ilustrada o caligrafiada, una caricatura, un esbozo rápido, garabatos  espontáneos…
  • Una fotografía diaria, relacionada con un tema concreto, o con unas características determinadas…
  • Reciclar un objeto cada día
  • Explorar algún elemento de la naturaleza a diario…
  • Dar un paseo a diario sin móvil, ni ninguna compañía, a solas contigo mism@…

Probablemente hay tantas posibilidades como personas buscan inspiración. Lo importante es que encuentres la tuya. Y si la compartes, muchísimo mejor: eso alimentará a otros y te realimentará a ti con todo lo que ellos compartan.