Regalar emoción a través de los detalles.

Con el tiempo he ido aprendiendo y comprobando que los pequeños detalles crean grandes momentos, generan un mundo de diferencia en lo que hago y me gusta cuidarlos de manera especial.

Los pequeños detalles crean grandes momentos

Lo que más disfruto al diseñar y elaborar una nueva pieza es el proceso. Por una parte el proceso creativo del diseño y por otra la creación manual que me abstrae por completo.

En los tiempos que corren no es frecuente que alguien se tome un tiempo para pensar en un regalo y además que lo haga con verdadera ilusión y cariño.

Los diseños que hago son piezas pensadas para que otras personas los regalen, pero les pongo enormes dosis de dedicación, ilusión y cuidado en la elaboración de todos sus detalles.

Creo que siento de manera anticipada la emoción que imagino podrá sentir quien reciba luego ese regalo, aunque yo no llegue a ver su expresión al abrirlo y luego disfrutarlo.

Todas esas sensaciones que experimento durante el proceso de creación y luego al ver el resultado, valen realmente la pena y forman una parte importante del propio diseño de cada pieza.

Estoy plenamente convencida de que los pequeños detalles crean grandes momentos, tanto para el que regala como, sobre todo, para quien recibe el regalo.