Hoy más que nunca, en la vida de los equipos y de las Organizaciones, es muy importante que el conocimiento y la experiencia de sus miembros, tengan espacios y fórmulas de encuentro para que la evolución y la innovación se produzcan dentro de su propio seno. Me gustaría ilustrar esto con un pequeño fragmento de la historia de Fira y los Gunfos, extraída de mi libro «La Magia de Compartir Experiencia«:

……………………
-Es que no sé qué hacer. Nos extinguimos y no sé cómo evitarlo -gimió aquel gunfo desesperado.

Y allí estaban los dos, frente a frente, cuando Fira comenzó a explicarle que era muy importante que transmitiera lo que sabía a su pueblo, a los otros gunfos.

-Pero si es que son muy torpes. Si no les dices lo que tienen que hacer en cada momento, se equivocan a cada paso. No saben tomar decisiones. No piensan. Sólo saben seguir las instrucciones de los más listos -le respondía él.

Fira le hizo una reflexión: -Tal vez los más listos no os habéis parado a pensar que es posible que hagan lo que se les dice porque siempre ha sido así entre vosotros; que puede que se equivoquen porque no conocen el por qué de las cosas, ni qué consecuencias tiene para todos hacerlas de otra manera; quizá no saben decidir, porque siempre les habéis dado todo hecho y eso es más cómodo para ellos y, por eso mismo, sólo siguen instrucciones, porque así, si las cosas salen mal, ellos no tendrán ninguna responsabilidad al hacer exclusivamente lo que otros ordenan… Y así podríamos seguir hasta el infinito.

La Magia de compartir experiencia

Pulsa para ver más información

El gunfo R la miraba sorprendido y con expresión de duda. Lo que estaba escuchando le hacía pensar -al fin y al cabo él era uno de los listos, no lo olvidemos-, pero le parecía casi imposible que las cosas pudieran cambiar.

Fira continuó sin permitirle un respiro: -Tal vez no os habéis parado a pensar que la base de un pueblo que quiere, no sólo sobrevivir, sino perpetuarse y evolucionar, es compartir todo aquello que sabe y que vive; así, la experiencia de unos alimenta y nutre la experiencia y la vida de los que están a su alrededor, y viceversa.

El gunfo R la interrumpió, por fin, y le dijo: -Ya, pero es muy complicado, porque nunca sabes cómo puede utilizar cada uno la información que tú le das. ¿Y si te engaña? ¿Y si se la vende a otros? ¿Y si llega más alto que yo por lo que yo le enseño?

-Está claro. Lo que tú estás diciendo son los síntomas de la muerte súbita. A corto plazo guardas todo para ti, pero a medio y largo plazo, tu pueblo desaparece. Si sigues pensando así, irremediablemente tu poblado se extinguirá. Para poder hacer algo, tendréis que cambiar.
……………………………….
Fuente: La Magia de Compartir Experiencia, IFOR, 2008