¿Habéis experimentado alguna vez la fuerza que tiene el proceso creativo cuando lo compartes con alguien con quien estás en sintonía?

La experiencia es fantástica porque las ideas se enlazan unas con otras, las capacidades de cada uno se ponen al servicio de un objetivo común.

El proceso es especialmente gratificante porque los puntos de conexión entre las diferentes posibilidades van apareciendo poco a poco y el resultado puede multiplicarse por mucho.

Y en esta página de mi art journal que hoy os traigo he querido plasmar esa sensación que he experimentado en diferentes ocasiones.

Cuando todo esto funciona, la explosión de las ideas es como una gran explosión de colores… Si podéis, no dejéis de probarlo, de intentarlo una y otra vez hasta lograrlo… ¡Vale la pena!