Escribir a mano nos puede ayudar a ordenar las ideas y reducir la ansiedad.

Una de las actividades que me permite disfrutar de manera especial es la escritura.

Forma parte de mi vena creativa y me brinda la oportunidad de abrir una ventana más al mundo.

He llenado libretas y libretas con reflexiones que me han ayudado mucho a avanzar en momentos difíciles. Pero también me he lanzado a escribir alguna otra historia; escritos con los que he disfrutado muy especialmente.

Me gusta la corrección en el lenguaje y en la escritura; no en vano pasé mucho tiempo en mi infancia, como muchos otros entonces, dándole duramente a la ortografía, los dictados, las redacciones… todo eso que hoy ha “pasado de moda” en nuestros sistemas educativos y en las nuevas formas de comunicación.

Pero aún dentro de esa corrección, me gusta incorporar el sentimiento y la pasión en lo que escribo; seguramente siempre es muy mejorable, pero lo que sí es seguro es que es enormemente espontáneo y vibrante y, por qué no, con un cierto toque de humor e ironía.

Además me gusta escribir a mano, algo que tristemente ha pasado también a último plano de la formación de las nuevas generaciones.

 

¿Por qué escribir a mano?

Estoy plenamente de acuerdo con las palabras de Julia Cameron: Cuando escribimos a mano vamos lo bastante despacio para registrar nuestros pensamientos con precisión.

Esta autora, en su último libro Nunca es demasiado tarde para ser un artista, utiliza una analogía que creo que vale la pena traer aquí:

… Escribir a mano es como conducir a 50 kilómetros por hora. «Ah», decimos, «ese es el desvío. Qué bien hay una tienda abierta».

Teclear en el ordenador es como conducir a 100 kilómetros por hora. «Vaya por Dios, ¿era esa la salida?», nos preguntamos. «¿Y eso? ¿Era una gasolinera o una tienda?». Nuestras percepciones son fugaces. No sabemos muy bien lo que vemos o sentimos. Pasamos por alto señales y detalles importantes.

Escribiendo a mano sabemos exactamente lo que nos encontramos. Escribir a mano tiene como resultado una vida escrita a mano.

Muchos tenemos la sensación de que podemos avanzar más rápido con un ordenador, pero velocidad no es lo que buscamos. Escribimos a mano para conectarnos de forma precisa con lo que pensamos y sentimos…

La escritura manual puede ser una herramienta muy poderosa, muy útil para poner en orden nuestras ideas y reducir la nebulosa que nos bloquea cuando estamos en situaciones estresantes o de incertidumbre.


La ilustración de este post pertenece a una página de mi Art Journal 2013