Nunca es demasiado tarde para ser un/a principiante.

Seguro que te suena esta anécdota…

Alguien a quien le gustaría mucho aprender a tocar el piano, pero ya se considera mayor para ello, le dice a un amigo: ¿Sabes cuántos años tendré para cuando aprenda a tocar el piano?

A lo que el amigo le responde: Los mismos que si no aprendes.

Nunca es demasiado tardeA estas altura de la vida es importante que de una vez por todas te des a ti mism@ permiso para abordar aquello que realmente quieres hacer, aquello que sueñas desde hace tiempo o te apasiona desde siempre, pero que nunca pudiste abordar por las razones que fueran.

Muy a menudo el obstáculo que nos impide comenzar esa actividad que realmente queremos hacer, es más pequeño de lo que creemos. Y la mayoría de las veces sólo está en nuestra mente.

Basta con dar un paso hacia nuestro sueño para poner el proceso en marcha, para lograr «que las cosas sucedan».

Además, los senior tenemos una interesante serie de ventajas al ponernos en marcha en una nueva actividad. Echa un vistazo:

  • Hemos aprendido a ser pacientes, a dejar que la semilla arraigue y a dar tiempo para recoger los frutos.
  • Somos capaces de pensar a largo plazo, no nos preocupa tanto la inmediatez.
  • Sabemos identificar a las personas que nos pueden ayudar a encontrar los medios o a aprender lo que necesitamos para avanzar en determinados momentos del proceso. Como dice un buen amigo: «No necesito saber hacer todo, sino tener el teléfono de quien sabe hacerlo» 😉
  • Además, no podemos olvidar algo muy importante: saboreamos la emoción de empezar algo nuevo. Y esa emoción es universal, no es patrimonio de ningún segmento de edad o procedencia.

Te propongo un ejercicio que extraigo de las propuestas de Julia Cameron:

«Si no fuera demasiado tarde…»

Escribe cuatro o cinco actividades con las que completarías esta frase.

Y yo te propongo que luego sopeses esas actividades y elijas aquella hacia la que vas a dar tu primer paso


La ilustración de este post pertenece a una página de mi Art Journal 2017